Si nuestro padre es un amante de los animales, sean del tipo que sean, este año por fin podremos sorprenderlo regalándole un gatito. Aunque existen miles de razas de gatos, a cada cual más bonita que la anterior, hoy os venimos a hablar de una muy especial: el gato egipcio.

A este gato también se le conoce como Sphynx y es uno de los gatos más peculiares que existen. Por eso, quizás sea el regalo perfecto para sorprender a nuestro padre en un día tan esperado como el día del padre.

Una de las cuestiones que hacen tan especial a este tipo de gato es que  carece de pelo. Esto lo convierte en un animal casi único, muy apreciado y valorado  entre los amantes de los felinos.

En este post, además de daros una idea muy original para regalarle a nuestro padre, aprenderéis cuáles son las principales características de este gato y cómo debemos cuidarlo para que sea un miembro más de vuestra feliz familia.

El gato egipcio

Estos gatitos, como ya hemos dicho, se diferencian del resto de sus amigos felinos por su ausencia de pelo. Esta falta de pelo se debe a las alteraciones genéticas que han surgido al cruzar distintas razas en criaderos o laboratorios.

Se cree que, por sus características fisiológicas, el gato egipcio es el resultado del cruce de varias razas de gatos con el gato Devon Rex, con el que comparte parecidos físicos como la cabeza. Estos cruces entre razas han hecho que un gen recesivo provoque la falta de pelo en estos gatos.

gatos-egipcios-sinpelo-mascotas

Cómo cuidar a nuestro gato Sphynx

En cuanto a los cuidados e higiene del Sphynx a lo que más atención debemos prestar es a su piel. Al carecer de pelo, este gato necesita que mantengamos a raya su higiene ya que tiende a producir mucho sudor que se acumula en la capa superior de su piel.

Para que nuestro gatito egipcio no desarrolle enfermedades relacionadas con la piel debemos habituarlo desde pequeño a que tome unos 2 baños al mes. Debemos tener en cuenta que estos gatos, al ser tan sensibles, necesitarán un gel especial para sus duchas que no irrite su piel ni dañe su protección natural.

Otro aspecto muy importante es el cuidado de los ojos de estos felinos. Al carecer de pestañas suelen crear legañas o, simplemente, acumulan suciedad en las cuencas, que tendremos que encargarnos de limpiar.

Finalmente, otro foco de infecciones en estos gatitos son las uñas. Suelen tenerlas bastante afiladas y, por ello, acumulan grasa y suciedad en ellas. Debemos limpiarlas frecuentemente para que no le den problemas de salud e higiene a nuestro gato egipcio.